E.B. White, el harén sin sultán y la estrategia del pecho único

 

Leyendo un delicioso ensayo de Wayne C. Booth titulado Retórica de la ironía*, me he encontrado con un breve artículo del escritor y ensayista E.B. White que desconocía. Publicado originalmente en abril de 1942** en The New Yorker, revista en la que White, conocido también por haber escrito (ampliado más exactamente) el manual Los elementos del estilo, colaboró durante décadas llegando a ser reconocido como una de sus firmas más prestigiosas, el autor ridiculizaba en este texto la doble moral de la sociedad estadounidense de su tiempo a través de dos casos recientemente ocurridos y que al autor le parecían, como poco, chocantes.

Revisado más de setenta años después, me ha sorprendido la vigencia del ejercicio irónico del autor. Quien recuerde el escándalo que provocó hace unos años el “destape” de Janet Jackson durante la retransmisión de un multitudinario espectáculo deportivo –aunque en este caso la cantante «solo» enseñara un pecho– o se pare en nuestros días a reflexionar acerca de las restrictivas políticas de contenidos de índole «sexual» establecidas por redes sociales como Facebook (como en este caso, uno de los más sonados), no podrá sino comprobar de qué forma la «ley moral americana» –según la cual puede resultar ofensiva una imagen de una mujer amamantando a su bebé pero que ampara el hecho de que en algunos Estados del país el trabajo infantil sea legal–, no ha avanzado demasiado en este punto. Alguien, justificadamente, podrá apuntar que esto es una mera anécdota al lado de la amenaza que para las libertades representa, por ejemplo, el fanatismo islamista, cuyas actuaciones y propuestas nos llenan de espanto e indignación a diario. Pero que existan diferentes grados en la escala de lo deplorable no obsta para que produzcan asombro y, por qué no, un poco de risa, algunas de las situaciones –como si el «Código Hays» no hubiese sido derogado***– que las estrategias del «harén sin sultán» y el «pecho único» siguen generando.

 

Censura

«Estamos encantados con la reciente censura impuesta en relación con los harenes de las películas. Algunas de las escenas de una película de la Paramount que se está rodando actualmente transcurren en un harén, y tras cuidadosas deliberaciones los censores han decidido autorizar este tipo de atractivo polimorfo con la condición de que en el “boudoir” no se incluyera al sultán. Las chicas pueden amontonarse junto a las almohadas, con las espaldas y costados al desnudo, pero sin que ningún ojo masculino pueda ponerles la vista encima, a no ser el de usted lector afortunado. Esta decisión de crear un harén-sin-sultán forma parte del gran cuerpo de opinión que interpreta la ley moral americana. Puede ocupar un lugar junto a la famosa disposición de 1939 sobre la aparición de los pechos de una mujer en Flushing World of Tomorrow, según la cual se podía enseñar públicamente un pecho pero no los dos, dando satisfacción así a los dos grupos aparentemente irreconciliables: los amantes del arte, que exigían los pechos pero estaban dispuestos a admitir que si se veía uno se habían visto los dos, y la camarilla de los decentes, que eran partidarios de la ocultación pero llegaron a admitir que el hecho de ocultar un pecho dejaba clara la reticencia fundamental de la propietaria y por lo tanto dominaba toda la situación. Esta medida sutil y de gran alcance permitió que el espectáculo pudiera superar dos temporadas difíciles, e imaginamos que el harén aséptico conseguirá otro tanto para Hollywood.»

 

 

femen

 

*Booth, Wayne C., Retórica de la ironía (versión española de Jesús Fernández Zulaica y Aurelio Martínez Benito), Taurus, Madrid, 1986.

**Fue reimpreso años más tarde en E.B. White, The Second Tree from the Corner, Nueva York, 1962, pp. 112-113.

***Esta restrictiva norma creado por la Asociación de Productores Cinematográficos de Estados Unidos (MPAA) describía lo que era considerado moralmente aceptable en una película, incluyendo que no se mostrarían «besos ni abrazos de una lascividad excesiva, de poses o gestos sugestivos.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: